Guitarra Jay Turser JT-LT Rosewood

Publicado por Max Larousse

Guitarra eléctrica Jay Turser tipo Telecaster en un precioso acabado Rosewood.

Telecasters hay muchas. La actual linea de Fender (contando también con Squier) puede que tenga un centenar. Luego hay marcas como G&L, Schecter, ESP/LTD o Tokai entre otras que han hecho sus propias versiones. Y luego un nutrido de marcas de dudoso pelaje que han hecho guitarras económicas para facilitar el acceso al mundo de la guitarra a los principiantes.

En principio podemos pensar que las Jay Turser pueden estar entre estas últimas: marca medio o casi desconocida, con un diseño tradicional pero de pala no habitual y de nombre singular.  Ahora bien, todo eso es lo que piensas cuando las ves en fotos y todo cambia cuando coges una y ves de qué pasta está hecha.

A este servidor al menos se le ha puesto la cabeza patas arriba con esta Rosewood. Investigando un poco sobre esta marca luego descubres que goza de buena popularidad y críticas en Estados Unidos, donde en foros como Ultimate Guitar o Harmony Central salen muy bien paradas. Al menos es una guitarra que cuando cae en tus manos hace que te olvides de tus prejuicios y simplemente te dejes llevar por su tacto, su construcción y su tono. Al fin y al cabo, eso es lo que tienen que tener una buena guitarra, ¿no? No en vano esta guitarra fue premiada por la prestigiosa publicación “Guitar Player” como “Editor´s Pick” del mes de diciembre de 2011.

Al margen de esto, cuando compramos una guitarra no sólo buscamos una estética bonita, sino un verdadero compromiso entre las características del instrumento y el precio.

Las guitarras de calidad son fáciles de reconocer y en cuanto una de éstas en vivo sabes de qué estas hablando. El acabado es excepcional, cosa que según se puede comprobar en las citadas reviews es marca habitual de la casa. Como cualquier guitarra que viene de serie requiere de un primer ajuste, pues aunque se deja tocar la acción me parece un pelín alta. El hardware es bastante sólido y se deja trastear fácilmente, sólo queda cambiar las cuerdas por unas DR Pure Blues (mis favoritas últimamente). El clavijero es también estable y ahora a tocar.

Lo primero que llama la atención es su peso, mayor del esperado. Después el mástil es bastante finito, muy agradable al tacto gracias a su ausencia de barniz, con los bordes de los trastes bien acabados, permite rápidas transiciones de acordes y solos a lo largo de todo el mástil. El cuerpo tiene una bonita veta, aunque en realidad es de aliso con la tapa en Rosewood. En cuanto al sonido para mi gusto es un tanto oscuro, sobre todo la en la pastilla de mástil que voy a sustituir tan pronto me llegue la Duncan STR-1. Esto sí que me lo esperaba, las pastillas de serie son correctas sin más pero estoy convencido de que con las Duncan va a ganar matices y en tono “Twang”.

Esto es a groso modo lo que os puedo contar de momento. Tan pronto me ponga a trastearla con más detenimiento y una vez sustituidas las pastilals os haré otra breve reseña, pero de momento no puedo estar más que satisfecho con esta compra del todo inesperada e impulsiva. He tenido Squier´s y Telecaster´s MIM que eran auténticas castañas en las que estabas pagando las rentas de Fender. Al margen de la “marquitis” que todos tenemos esta guitarra es de las que no está de más tener pues es de esas compras en las que aunque te has gastado el dinero sabes que no ha caido en un saco roto. Ojo, las comparaciones son odiosas y no la comparo con mi Telecaster americana porque no juegan en la misma liga, pero lo que sí afirmo es que no son incompatibles y tampoco se va tanto en cuanto a acabados y terminación. Cuando compramos una guitarra no sólo buscamos una estética bonita, sino un verdadero compromiso entre las características del instrumento y el precio. Y es que por poco más de 200 € no puede haber Tele mejor que ésta.

 

Reply

Comment guidelines, edit this message in your Wordpress admin panel

You must be logged in to post a comment.